El fin de las contraseñas – Cada vez más cerca

El fin de las contraseñas – Cada vez más cerca

El fin de las contraseñas es cada día una realidad más cercana. El alto porcentaje de ciberataques ha obligado a la mayoría de empresas a entrar en alerta y buscar alternativas más potentes para proteger sus datos más sensibles. ¿De verdad ha llegado el fin de las contraseñas? ¡Sigue leyendo!

Día tras días, aparecen cada vez más noticias sobre el incremento de hackeos, tanto a empresas como a usuarios y el robo de identidad. Esto se debe, en parte, a la mejora de los programas informáticos destinados al hackeo.

Las empresas necesitan una solución más eficiente que las contraseñas para evitar los ciberataques, por ello, ya se está hablando de que en unos años será el fin de éstas, dejando paso a métodos de identificación más sofisticados, como la identificación facial o el reconocimiento por huella dactilar.

¿Y por qué incorporar estas alternativas? Pues según varios estudios, durante el 2016 y 2017, los ciberdelincuentes robaron millones de cuentas simplemente usando la clave de acceso “123456” o “qwert”, además, las apuntamos en nuestras agendas o móviles. Como os hemos recomendado en varias ocasiones, una contraseña debe de ser difícil de adivinar, nos confiamos mucho y elegimos contraseñas fáciles de recordar porque pensamos que luego no las vamos a poder recuperar. De momento, y hasta que lleguen el fin de las contraseñas, os dejamos con unos buenos consejos de seguridad para empresas para que al menos estés protegiendo tus datos de un posible ciberataque.

Una de cada tres personas no hace uso de contraseñas o patrones para desbloquear su teléfono.

Nuestro gran problema es que nos confiamos mucho pensando en “a nosotros no nos pasará” y dejamos al alcance de cualquier persona nuestros vídeos, imágenes, datos personales, contraseñas…

Incluso un informe de Estados Unidos asegura que el 14% de los médicos que poseen el historial de sus pacientes en el teléfono no utilizan contraseñas. Imaginaos por un momento lo que ocurriría si cayera en manos ajenas haciendo un mal uso de estos datos.

Estas son algunas de las razones por las que se prevé el fin de las contraseñas, ya que han terminados convirtiéndose en el principal problema del robo de datos e identidades. Las ventajas del uso de la identificación facial o la huella dactilar son, por ejemplo: la comodidad, son métodos más efectivos y rápidos de usar y ,además, aseguran minimizar el riesgo de un ciberataque, ya que es un sistema bastante inequívoco.

A día de hoy, muchos teléfonos modernos traen incorporados la autentificación biométrica, con la que podemos acceder a nuestros dispositivos gracias a nuestros rasgos biológico, como la huella dactilar o incluso, como el iPhone X, la identificación facial. A este novedoso método de identificación también se han sumado algunos ordenadores, redes sociales, navegadores de internet…

Dejando a un lado el uso personal, y como hemos dicho arriba, las empresas necesitan de inmediato un uso alternativo de las contraseñas para salvaguardar sus datos más confidenciales y plantar cara al robo de datos.

Actualmente, muchas universidades están trabajando en proyectos bastante viables que aseguran la efectividad de la autentificación biométrica. Utilizar el rostro o la huella dactilar se convertirá en unos años en el único método de acceso, dejando atrás las convencionales contraseñas. ¿Quién dice que en 2020 no vamos a poder a usar la autentificación biométrica para todo? Pagar en el supermercado, acceder a la cuenta del banco o a nuestro correo electrónico…

¡La tecnología crece a pasos agigantados!

Entradas recientes
Contáctanos

Envíanos un email y te responderemos lo antes posible.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR